Loading

Todos hemos afrontado la ilusión que supone apuntarnos a nuestra primera marcha organizada de mountainbike, pero también nos hemos enfrentando a las dudas que supone dar un paso así. ¿Seré capaz de acabarla? ¿Estaré a la altura del recorrido? Tranquilo, siempre tiene que haber una primera vez. Y para que puedas disfrutar al máximo en tu primera marcha, te ofrecemos algunas recomendaciones.

En España el calendario de este tipo de pruebas es bastante amplio y generoso, y desde febrero hasta noviembre puedes encontrar numerosas marchas entre las que seguro hay alguna que encaja con tus expectativas. Existen dos tipos de marchas de MTB, las que son competitivas y las que no.  Ambas parten de un mismo concepto, que no es otro que ofrecer uno o varios recorridos para que disfrutemos de la bici de montaña. Lo que diferencia la unas de otras, es que las marchas no competitiva no tiene clasificación, de modo que tú vas a tu ritmo, sin preocuparte del cronometraje. El objetivo es participar, disfrutar y terminar la ruta. Mientras, en las marchas competitivas, aunque comparten ese mismo fin, se cuenta con cronometraje y/o clasificación, lo que anima mucho más a que los primeros vayan a un ritmo muy vivo, casi de carreras. De todos modos, eso no quita para que tú puedas hacerla con la misma filosofía y ritmo.

En cuanto a las inscripciones, una marcha suele costar entre los 15 y los 35 euros, dependiendo del organizador, y dependiendo también de si estás federado o no. En muchas de las marchas, se exige tener una licencia federativa, para ser cubierto por el seguro de la misma en caso de accidente, por lo que si no lo estamos, tendremos que obtener la “licencia de un día” que nos ofrece la federación territorial. En otros casos, la marcha ya cuenta con un seguro que nos cubre, por lo que no es necesario ni estar federado ni conseguir esta licencia temporal.

Lo más importante de cara a afrontar nuestra primera marcha organizada, pero que a veces no tenemos en cuenta, es que debes elegir una prueba ajustada a tu nivel físico. Nunca te estrenes con una marcha que tengas claro que no vas a poder afrontar. Debes regresar a casa con un agradable sensación y con ganas de volver a salir en bici de nuevo. Es la primera regla, de lo contrario tu bicicleta de montaña puede terminar en el trastero muy pronto. Consulta los detalles del recorrido, el kilometraje y el desnivel acumulado, y compáralo con lo que vienes haciendo en tus salidas habituales. Si son cifras similares, podrás con ella, pero si por el contrario en tus rutas de fin de semana no te acercas al kilometraje y desnivel de la marcha escogida, será complicado que puedas aprobar este primer examen sobre tu bici de montaña.

Hay que tener un mínimo de preparación tanto a nivel físico como a nivel del material. Según la disponibilidad que tengas, lo ideal es salir al menos entre 2 y 3 veces por semana y hacer rutas más larga el fin de semana, intentando que sea la misma distancia o incluso un poco más que la de la marcha. Pero no sólo es necesario que tú puedas afrontar el recorrido elegido, tu bicicleta también tiene que estar lista.

Para empezar, te aconsejamos una bicicleta de montaña, preferiblemente fabricada en aluminio, y bien con suspensión delantera, o de doble suspensión, que nos aportará una comodidad y seguridad extra. Una bici con un buen equipamiento: un sillín cómodo, horquilla de suspensión, frenos de disco, y cubiertas resistentes y con un buen taqueado. Es muy importante tener la bicicleta bien ajustada de cara a la marcha, sobre todo los cambios, y la altura y la posición del sillín. Si te dispones a hacer una salida larga y dura con una bici mal ajustada, es muy posible que acabes con cierta desesperación y hasta puede que con alguna lesión por la posición de conducción errónea. Antes de tomar la salida de una marcha, tu bici debe estar siempre a punto. Cualquier avería durante la ruta, te puede costar mucho tiempo y kilómetros hasta encontrar una solución para poder continuar. En general, casi siempre podrás encontrar a alguien que te eche una mano, puesto que en las marchas prima el buen ambiente y el compañerismo, pero es casi imprescindible ser capaz de valernos por nosotros mismos.

Por eso hay que comprobar el estado de funcionamiento general de la bici: la transmisión (cadena, cambios), los frenos, la presión de las ruedas, que todos los tornillos estén bien apretados… Si no sabes mucho de mecánica, te recomendamos acercarte a cualquier tienda de bicicletas, que ofrecen este tipo de servicios.

El casco forma parte del equipamiento obligatorio, pero además es más que recomendable llevar una mochila de hidratación, puesto que puedes llevar, no sólo agua suficiente y algo de comida, sino las herramientas que te permitan solucionar las pequeñas averías que pueden surgir. Puede ser suficiente con un kit como el que encontramos en cualquier tienda de bicicletas (llaves allen, troncha-cadenas, desmontables, cámaras y algunos parches). Aunque las marchas suelan tener avituallamientos, siempre es aconsejable llevar barritas energéticas, ya que la falta de alimento o bebida puede causar muy malas consecuencias: la temida “pájara”. No dejes tampoco de consultar las previsiones meteorológicas para el lugar donde se va a celebrar la marcha. Es importante ir vestido convenientemente, con ropa de invierno cuando sea necesario que nos permita abrigarnos del frío y evitar situaciones de hipotermia, o con ropa de verano cuando el calor aprieta, evitando perder una pérdida excesiva de líquidos que nos pueda conducir a una deshidratación. No dejes de llevar un chubasquero en la mochila, como prevención.

Ya estamos inscritos. Tenemos la bici a punto, herramientas y provisiones para afrontar la ruta, la ropa adecuada, y lo que es más importante, estamos convencidos de que podemos con el recorrido de la marcha que hemos escogido. ¿Qué nos queda? Pues… dejar los nervios en casa. Esto es una marcha, no una carrera, y vas a compartir el recorrido con mucha más gente que comparte un mismo objetivo: disfrutar del mountain bike. Así que, ¿a qué estas esperando para apuntarte a tu primera marcha? ¡Va a ser todo un éxito!

A leer en el numero MTBPro 0 >> aquí 

Top