Loading

Como cada año, la marca británica de ropa Rapha celebra un evento en todo el mundo dedicado a las mujeres que practican el ciclismo de carretera, con la iniciativa de reunir el mayor numero de chicas sobre la bicicleta el mismo día en distintos puntos del planeta, animándolas a que pedaleen 100 kms esa jornada.Bajo el nombre Rapha Women’s 100, esta convocatoria va ya por su quinta edición, y logró reunir unas 9.000 mujeres en la última ocasión entre las distintas quedadas organizadas en el mundo entero. No se trata de una marcha organizada, ni de una carrera, es sólo una cita que se convoca entre chicas a modo de encuentro desenfadado con el objetivo de motivar a las mujeres a pedalear juntas y pasarlo bien. No hay línea de meta, ni cronómetro… solo la sana intención de tratar de llegar a 100 kms.

Tras el éxito de la primera edición organizada en Becerril de la Sierra (Madrid) el año pasado, decidimos repetir la experiencia con el mismo concepto. Solo efectuamos algunas modificaciones para intentar diseñar un recorrido asequible a todos los niveles, tratando de evitar los tramos que podían resultar más peligrosos como el carril bici (por su alta densidad de ciclistas) o algunos cruces de pueblos. Así, hemos tratado de circular por carreteras segundarias con poco tránsito de coches por la zona norte de la sierra.

Como es una quedada “informal”, nunca sabes cuantas personas pueden a acudir al evento, aunque haber publicado en la red social Facebook nos dio una buena idea del numero de participantes que tenían intención de venir. El año pasado se reunieron unas 30 chicas y este año se han superado las expectativas, doblando las cifras. Unas 70 mujeres acudieron desde distintos puntos de la Comunidad de Madrid para rodar juntas con el único objetivo de pasar una mañana divertida. Como siempre, estos encuentros son enriquecedores, pues vienen ciclistas de distintos perfiles, algunas acostumbradas a la competición y a las marchas cicloturistas, y otras que nunca habían rodado en pelotón hasta ahora.    

La ruta no era en principio demasiado dura, con un recorrido que habíamos preparado de justo 100kms, sin puertos importantes, pero con alguna subida y un desnivel acumulado de 1.050m. Nuestro mayor enemigo: el calor.

Partimos como el año pasado desde el Test Center de Becerril, dirección a Soto del Real, y casi exactamente a mitad de recorrido ascendimos la que iba a ser la subida más larga del día, desde Venturada hasta Bustaviejo. Allí, las chicas se mostraron fuertes. Rodamos rápido y eficientemente a la vez que disfrutábamos de un paisaje que nos encanta y de una carretera tranquila. A la altura de La Cabrera, pudimos entrever las impresionantes vistas de la Sierra Norte, que es otro paraíso para los amantes de la bici de carretera.

Cuando llegó el momento de comenzar el descenso, nuestra moral estaba muy alta y nos sentíamos plenas para afrontar los últimos kilómetros de vuelta, hasta que unos minutos más tarde una de nuestras compañeras gritó la palabra temida: ¡pinchazo! Nos ayudamos entre todas y solucionado, demostrando una vez más que en este evento en realidad lo que se trata es de superar los obstáculos gracias a la unión de todos. Aún así, hubo algún problema técnico que solucionamos gracias a contar con una furgo de apoyo, y con algunos amigos y parejas de chicas que nos acompañaron y ayudaron en todo momento.

rapha-0152

Y aunque el recorrido que no era extremadamente difícil, el fuerte calor propio de estas fechas nos pasó factura en subida final por Mataelpino. Menos mal que también habíamos previsto un recorrido alternativo más corto, de 64kms, que pudieron hacer algunas chicas que no se vieron suficientemente fuertes para hacer la ruta larga. ¡Os esperamos en la de 100km el año próximo, chicas!

Fue imprescindible con las altas temperaturas hacer varias paradas para reponer agua y comida, lo que nos permitía reagruparnos para seguir juntas. El buen ambiente, las risas y el compañerismo entre nosotras ha hecho el esfuerzo más llevadero. Esto fomenta el trabajo en equipo, y la camaradería que a veces puede fallar en otras pruebas más competitivas.

 

Al finalizar la ruta, estábamos exhaustas, hambrientas y destrozadas, pero eso sí, sonriendo de oreja a oreja. Menos mal que teníamos refrescos y cervezas frías. También había algunos “extras”, como los masajes de descarga y la sesión de estiramientos que pudimos disfrutar al terminar. Realmente es muy gratificante ver las chicas volcándose y disfrutando de una mañana inolvidable. ¡Ya nos están reclamando la tercera edición!

Y aunque sigamos siendo una minoría en el ciclismo, somos cada vez más las mujeres que nos unirnos a la marea de adeptos a la bicicleta. Con la intención de que esta tendencia sigua creciendo este tipo de encuentros son muy útiles para derribar las barreras del miedo y aprender a rodar en grupo, y sobre todo nos permite a las participantes conocer muchas otras chicas con los mismos intereses, por lo que suelen surgir grupos con los que luego se puede seguir practicando este deporte durante todo el año.

rapha-1

No puedo terminar este post sin dar las gracias a todos los que han apoyado esta quedada de manera desinteresada, pues sin ellos no hubiera podido ser posible el buen desarrollo de la jornada. Primero, a los pocos chicos que nos han acompañado ayudado, y que también han sabido mantenerse muy discretos dejando el protagonismo a las chicas. También un mensaje de ánimo y un beso fuerte para las dos compañeras que sufrieron una caída (gracias Bea por la ayuda).

Por otro lado, un inmenso agradecimiento a Polar, Rapha y a Fugitive por sus aportaciones de material para al sorteo realizado tras la ruta, y que permitió repartir algunos obsequios como un pulsómetro PolarM400, gorras y bidones de Rapha, y equipaciones, camisetas y gorras de Fugitive. También, quiero mencionar especialmente a Beatriz Martín de Biofisio, y a Verónica, Alba y María de Saludando, por haber cuidado del bienestar de las chicas después de la ruta ofreciendo sus servicios de fisioterapia y estiramientos. Y para terminar, dar las gracias también a Fernando Boada que nos ha cedido todo un día entero su Test Center de Becerril de la Sierra.

Top